Venezuela alerta a la ONU que desaparecería si permite que se imponga la arrogancia del unilateralismo

“El multilateralismo necesitado por la raza humana durante y luego de la pandemia debe demostrar solidaridad, eficiencia, audacia, creatividad y valentía. Debemos superar la formalidad, los discursos y el lenguaje de las Naciones Unidas”, exhortó este viernes el ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, durante su intervención en el Segmento de Alto Nivel del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (Ecosoc) 2020.

En este sentido, el Canciller venezolano invitó a seguir el lineamiento del comandante Hugo Chávez de ir hacia las catacumbas donde está la gente, “sentir sus necesidades, sufrir su dolor, pasar por su privación y construir con ella sus propios caminos hacia la felicidad y la liberación”.

Señaló que la crisis generada por la pandemia de COVID-19 ha hecho ganar consciencia y pensamiento crítico acerca del hundimiento del sistema capitalista, al revelar sus vulnerabilidades para hacerle frente, y que luego de 75 años, el sistema multilateral confronta un inmenso desafío.

“Desde dentro de las Naciones Unidas, un nuevo orden internacional puede surgir, basado en sus principios y propósitos de la acción moral, la cooperación y el mantenimiento de la paz; poder estar a la vanguardia de una era de evolución para la humanidad”, planteó el Ministro.

Alertó, sin embargo, que si desde la ONU se permite que la arrogancia del unilateralismo y las condiciones de algunos Estados corporativos, que viven en el conflicto y la guerra para imponerse, las Naciones Unidas tendrá el mismo destino que la Sociedad de Naciones (su antecesora) y desaparecerá.

El canciller Arreaza explicó que la garantía de un nuevo orden internacional justo y equitativo pasa necesariamente por detener las ambiciones corporativas de los países poderosos; “mantener el respeto por el derecho internacional y la autodeterminación de los pueblos, defender los derechos humanos, los derechos de la madre tierra y el derecho a la felicidad”.

Insistió en que la ONU en esta coyuntura puede desempeñar un papel central, precisando que el nuevo multilateralismo que los pueblos necesitan debe acabar con las guerras convencionales y económicas, y garantizar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a todos los países, con una distribución diferenciada y equitativa de los recursos.

Condiciones extremadamente difíciles

El Ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores compartió en el Segmento de Alto Nivel del Ecosoc 2020 que Venezuela ha enfrentado la pandemia en condiciones extremadamente difíciles, bajo un constante ataque mediático, político y económico, así como amenazas de intervenciones militares.

“Las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos han intentado arrodillar a los venezolanos; sin embargo, nuestro pueblo es de paz y dignidad, y nunca doblegaremos nuestra voluntad frente a ningún imperio”, aseguró.

Destacó además que la República Bolivariana de Venezuela, ante la pandemia de COVID-19, ha realizado un esfuerzo titánico con sus propias capacidades y la solidaridad y cooperación de países amigos y de la misma ONU.

Sobre este particular, el diplomático venezolano resaltó el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante la pandemia y la exaltó como un ejemplo del multilateralismo necesario.